Coronación de Mayo 2020

Maria, Reina de Nuestros Hogares

Trasmisión en vivo vía YOUTUBE

Desde el Salón de Padre Kentenich, Centro Internacional de Schoenstatt, WI

Domingo, 24 de mayo de 2020

Santa Misa 2:00 PM – Padre Pushpa

Envíe sus flores de mayo a través de la forma en esta página web!

Descargue Oración para Coronación Aquí →

← De querer hacer una donación a nuestro Centro de Retiro, puede hacerla aquí.

Flores de Mayo

En José Engling tenemos el primer modelo completo de la vida schoenstattiana. Este joven estudiante fue el primero de los seminaristas en Schoenstatt que entendió la Alianza de Amor y la tomó en serio. Nacido en 1898, comenzó la escuela en Schoenstatt a los 14 años para convertirse en sacerdote.

            Grande, torpe, y luchando con un impedimento en el habla, no dejó que estas cosas lo definieran o le impidieran convertirse en un líder de los otros chicos y un valiente apóstol entre ellos. Acogió las humillaciones como un sacrificio y demostró lecciones de formación en las pequeñas tareas diarias de la vida cotidiana. Su ejemplo llevó a muchos otros a un profundo amor por el Santuario y la Santísima Virgen.

            Incluso como soldado en la Primera Guerra Mundial fue apostólico, llevando una pequeña biblioteca de libros en su mochila en el campo de batalla. Después de ofrecer su vida a la MTA por la difusión de Schoenstatt y su espiritualidad el 31 de mayo de 1918, fue abatido en acción cerca de Cambrai, Francia, el 4 de octubre de 1918, sólo un mes antes del fin de la guerra. Fue enterrado cerca de donde murió, aunque el lugar exacto sigue siendo desconocido. Se colocó una lápida en su honor detrás del Santuario Original en Schoenstatt, Alemania, y en la mayoría de los Santuarios de Schoenstatt del mundo.

            El ofrecimiento de la vida por la fecundidad de Schoenstatt se conoce hoy como el acto de José Engling. Esta consagración de su parte no fue un acto precipitado de un entusiasta, sino la consecuencia natural de su devoción y de su formación en Schoenstatt. Mientras que muchos en el primer grupo de muchachos schoenstattianos se esforzaban por captar las ideas del Padre Kentenich presentadas sobre el lugar de gracias y la formación como santos cotidianos, el joven José las comprendía y las ponía en práctica en su vida. Defendió la autoeducación, el Horario espiritual cotidiano y el examen particular. Se centró en la importancia de aumentar el capital de gracias, e inspiró a sus compañeros de clase como su líder para que se esforzaran por hacer lo mismo.

            Su Alianza de Amor fue el compromiso de su vida con los ideales de Schoenstatt. Su lema expresa mejor el papel que asumió: “Todo para todos, entera pertenencia de María”. No se abstuvo de comprometerse a sí mismo y todas sus capacidades para este objetivo, con la ayuda de María.

            El trabajo de José Engling continuó más allá de su muerte. Su memoria inspiró a aquellos que lo habían conocido. Extractos de su diario y su biografía influyeron en muchos para considerarlo un pionero de Schoenstatt, confiándole sus oraciones a Dios. Parecía ser el cumplimiento de la meta de su vida, que había comprometido solemnemente en su diario años antes: “Quiero convertirme en un santo”. El proceso formal de beatificación se abrió en el aniversario de su muerte en 1951; el proceso complementario se abrió el 11 de julio de 2005.  (Revista SRC pg. 7 – Primavera 2006)

Las Flores de Mayo de José Engling

José Engling y sus 1712 Flores de Mayo, año 1916

Pronto iba a venir tiempo de la Reina de Mayo.  El mes de María estaba por llegar.  Por eso la hierba y todo tipo de flores se cultivarían con esmero.  Cuando llegara, la honrarían con su fragancia y sus flores de mil colores.  ¿No quiso él también unirse a las flores para cantar sus alabanzas?  ¿No era un hijo elegido de María?  ¿No se aferró su corazón a ella con un amor tierno y afectuoso?  No necesitaba que se lo preguntaran una segunda vez.  ¡Por supuesto que quería ayudar a honrar a la Reina de Mayo!  ¡Él también prepararía un ramo de flores para ella tan hermoso como las más bellas flores de la primavera!  ¡Convertiría su alma en un hermoso jardín de María!  Volviendo rápidamente a su habitación, tomó una hoja de papel y comenzó a escribir: Desde el jardín de mi corazón presentado a la Reina de Mayo en mayo de 1916.  Madre, todo el jardín de mi corazón está dedicado a ti.  Por ti plantaré y cultivaré en él:

La rosa del amor y la estima.  Al mismo tiempo, la rosa te simboliza a ti, oh Madre.  Como la rosa es la reina de las flores, sé la reina de mi corazón.  Pongo todo a tu disposición, mi Reina.  En particular:

  1. actos de entrega a ti,
  2. aumentando su honor,
  3. leyendo sobre ti,
  4. hablando de ti,
  5. reverencia ante tu imagen,
  6. visitas a tu Santuario,
  7. el rosario,
  8. la comunión,
  9. la comunión espiritual,
  10. acciones apostólicas,
  11. esfuerzos para hacerte el centro de mi día,
  12. Jaculatorias

El “no me olvides” de la fidelidad a tu servicio.  Quiero serte fiel por:

  1. Recitando adecuadamente las oraciones de mi grupo de congregantes,
  2. Preparando bien las reuniones de congregantes (grupo),
  3. Estando atento en la lectura espiritual,
  4. Estudiando atentamente,
  5. Manteniendo el silencio en la sala de estudio,
  6. Observando el silencio al sonido de la campana,
  7. Haciendo bien mis pequeñas tareas,
  8. Haciendo mi cama correctamente,
  9. Manteniendo el orden en mi escritorio,
  10. Siguiendo las inspiraciones de la gracia y de mi conciencia.

La violeta de la humildad y la modestia.  Cultivaré esta flor:

  1. Aceptando las correcciones pacientemente,
  2. Perdonando las ofensas,
  3. Obedeciendo alegremente.

La flor de la pasión de las cruces y el amor al sacrificio.  Prospera en medio:

  1. La paciente aceptación de las cosas desagradables,
  2. Comportamiento considerado,
  3. Obligación,
  4. Mortificación en la mesa,
  5. Fidelidad al examen particular,
  6. Leyendo del libro de la etiqueta,
  7. Leyendo del libro de las reglas,
  8. Bondad con los demás,
  9. Otros sacrificios.

 

 

La azucena de la pureza:

  1. Vigilando mis ojos, especialmente en el dormitorio,
  2. Silencio en el dormitorio,
  3. Rezando por la pureza antes de la Santa Comunión”.

Todo esto iba a ser su regalo a María y su homenaje a Nuestra Señora – un programa completo de pequeños sacrificios tomados de la vida cotidiana para el capital de gracia.  ¡Qué ingenioso puede ser el amor!  Este mayo se convirtió en la primavera de su amor juvenil.  Día tras día fue al “jardín de su corazón” y preparó un ramo de flores para la Virgen.  Puso una marca de recuento detrás de la categoría apropiada para cada regalo que hizo.  Si los sumamos, llegamos a la notable cifra de 1712, ¡en un solo mes!  Una y otra vez se apresuró a ir al Santuario para visitar a la Reina de Mayo y saludarla.  Allí rezó con ardiente amor la oración que había puesto al final de las “Flores de Mayo”.

“Madre, me ofrezco enteramente a ti.  Me entrego a ti con todo lo que soy y tengo.  Madre, haz de mí lo que te plazca.  No pido nada para mí, sólo déjame amarte.  Déjame amarte y honrarte sin fin”.

Reina, Mis Flores de Mayo Para Ti...

Flowers for May 2020

Rose

Forget-me-nots

Tulip

Bird of Paradise

Bleeding Heart

Morning Glory

Lily

Lilac

Daisy